"Estoy trabajando en un domicilio sin declarar y no me queda más remedio", "me tienen contratada 2 horas y estoy haciendo 10 horas diarias", es la problemática que día a día nos encontramos en las agencias de colocación. Actualmente casi un 50% del trabajo en el servicio doméstico  no tiene ninguna cobertura, es una realidad que emborrona los planes de futuro y dificulta el día a día de esos trabajadores.

No voy a señalar los costos que eso supone para el Estado, ni señalar la cuantía de las multas que puede aplicar la inspección de trabajo, tampoco haré mención a los problemas legales en caso de accidente del personal doméstico tanto para el empleador como para el trabajador.

 No, me voy a centrar en el lado humano.

Siempre digo a mis trabajadoras que tengan empatía, que se pongan en el lugar de la persona que están cuidando, a la que están prestando un servicio, cuando tenemos empatía la mayoría de los conflictos se disuelven ya que llegamos a entender al cliente, saber a donde quiere llegar, porqué se siente así, porqué actúa de tal manera, en qué podemos ayudarle,  que al final es nuestro cometido.

¿Y si hacemos un pequeño ejercicio, en el que el empleador tenga empatía con el trabajador? ¿en donde el empleador se ponga en el lugar del trabajador?.

¿Cómo nos sentiríamos si nuestro trabajo estuviera mal remunerado? ¿si nos asegurasen por 2 horas aunque trabajáramos 8? ¿si tuviéramos que pensar en que no tendremos jubilación por la insolidaridad de nuestros empleadores? ¿si supiéramos que en caso de accidentarnos no tendríamos derecho a nada, que nuestros derechos fundamentales están coartados por nuestro empleador?.

¿En ese caso podríamos realizar nuestro trabajo con eficacia? 

 Ahora tenemos que darnos cuenta que las empleadas de ayuda a domicilio tratan con personas, no con ladrillos, su estado de ánimo y su actitud estará influenciada por sus condiciones laborales. Entonces ¿en quién depositamos el cuidado de las personas que queremos? en trabajadoras con problemas adicionales por sus condiciones laborales.

En SerHogarsystem creemos que el trabajador al que se le respetan sus derechos es un trabajador motivado, que prestará su servicio con una actitud positiva y orientada al cliente final. ¿Si nosotros no cuidamos a nuestros trabajadores, cómo nuestros trabajadores van a cuidar a nuestros clientes?. Al fin y al cabo nuestros trabajadores son nuestro principal activo.

Si crees que es así compartelo




Publicado: 8 de Noviembre de 2016