El invierno ya está llegando y los fines de semana se ponen perezosos, sobre manera cuando tenemos niños pequeños en casa, la lluvia y el frío merman bastante las opciones disponibles para conseguir que los padres y los más pequeños disfruten juntos del fin de semana.

En primer lugar recordar que es lógico y debemos entender que los más pequeños se aburran en casa encerrados todo el fin de semana, nos pasa a nosotros también,  solo que ellos lo expresan de forma más… !! digamos de forma más primitiva !!, y ante ese despliegue de persuasión a todos nos pasa,  que empezamos a valorar muy positivamente la opción de disfrutar de un día de parque con barro hasta las rodillas y  calándonos hasta los huesos.

Sin falta de llegar a esos términos, aquí os propongo unos planes que servirán para  poder disfrutar con ellos de estos días de invierno.

Como primera opción, os recomiendo el visitar museos, pero museos para mayores y niños, y así en Asturias tenemos el MUJA  (museo jurásico de Asturias) en Cudillero que  hará la delicia de los más pequeños y sin falta de mojarse. Otra opción ya en Cantabria es la cueva del Soplao, que entras en ella montado en un tren y  es espectacular.

Para que nombrar las opciones de centros comerciales y cine, pues sí, mientras no se le ocurra lo mismo a todo el mundo son buenas opciones.

La última opción, y no por ser la última es la peor, es la de quedarse en casa, y como estamos en Asturias y el invierno es muy largo, no vamos a descartar ninguna opción. ¿Pero qué hacemos en casa?, solo necesitamos saber que nuestros hijos quieren disfrutar de nosotros y con nosotros, cuando llegue la adolescencia ya cambiará el cuento.

      Podemos desde cocinar con ellos una tarta o unas galletas cualquier receta de internet, no hace falta que gane ningún concurso simplemente que hagamos algo juntos y disfrutemos doblemente, haciendo el postre y degustándolo.

      Podemos recurrir a los juegos de mesa que tenemos al fondo del armario, a un parchís, o a un puzzle, lo importante es pasar con ellos una tarde distinta y disfrutar de ver como se adaptan a las reglas de cada juego particular, lo cual es una forma de enseñarles el valor de las normas de conducta.

      Las manualidades es otra de los planes, en internet encontramos muchos y variados portales al respecto.

        Y leer, piensa que  es un buen momento para inculcar a tus hijos el hábito de la lectura.

       Por último hay muchos juegos a los que nosotros de pequeños jugábamos en viajes y excursiones, seguro que te acuerdas, adivinar películas de niños con mímica, el juego de las palabras encadenadas,  adivinar lo que escribimos en una pared con una linterna, el juego de memoria “fui al mercado y compré”, ect…

Pero lo más importante es nuestra actitud y  valorar esos pequeños  momentos,  que hacen la convivencia de padres e hijos algo único e irrepetible.

Publicado: 23 de Noviembre de 2016