Tenemos que diferenciar los servicios domésticos de los servicios de ayuda a domicilio. En el primer caso de servicio doméstico, las tareas a realizar por la trabajadora serán los de limpieza, plancha, colada, ect… son labores solo domésticas. Otro tipo de relación laboral es el de ayuda a domicilio, donde la trabajadora realiza labores de cuidar a una persona dependiente, y aquí tenemos que hacer un inciso para definir una persona dependiente, que es la que tiene limitaciones para realizar alguna de las actividades básicas de la vida, como limpiarse, cocinar, moverse,  en definitiva que no se puede valer por si misma y según el grado de dependencia se precisará de una titulación u otra.

                Esta diferencia es notable, ya que en el primer caso, el de servicio doméstico, el tipo de relación laboral puede ser  la regulada por el RD 1620/2011 https://www.boe.es/buscar/act.php?id=BOE-A-2011-17975 para la relación especial del servicio hogar familiar. El ámbito de aplicación de esta relación especial del servicio doméstico es la que conciertan el titular del hogar familiar, como empleador, y el empleado, que por cuenta del empleador presta servicios retribuidos en el ámbito del hogar familiar.

                Por otro lado está  la relación laboral de ayuda a domicilio  mediante el cual  trabajadores debidamente  preparados y supervisados, ayudan a nivel preventivo, educativo y asistencial a familias o personas con dificultades para mantener o restablecer su bienestar físico, social y afectivo, e intentar que puedan continuar viviendo en su hogar y/o entorno mientras sea posible y conveniente. En este caso en la relación laboral se aplica el convenio colectivo de ayuda a domicilio en la prestación de servicios, y el trabajador estaría contratado en el Régimen General, y podría estar contratado por el titular del hogar familiar como por una empresa de prestación de servicios.

                En próximas publicaciones iremos desarrollando las diferentes características que tienen estas dos relaciones laborales, aquí solo pretendo señalar la diferencia de estos dos tipos de relaciones laborales  que son tan diferentes, tanto a nivel legal como de selección de personal.

Publicado: 24 de Diciembre de 2016