En el régimen especial del servicio doméstico se establecen como en toda relación laboral unos derechos y obligaciones regulados en el RD 1620/2011, y en los casos que este RD 1620/2011 no contemple,  se regula por el Estatuto de los Trabajadores.

                En primer lugar debemos saber que si la persona que realiza el trabajo es un familiar que convive en el domicilio del empleador hasta segundo grado, o es su cónyuge o pareja de hecho, no puede existir relación laboral entre los mismos y tampoco una relación laboral al servicio del hogar familiar. También están excluidos los estudiantes  de intercambio que se alojan por tiempo determinado (un curso escolar, un verano)  en el domicilio familiar  y que realizan algún trabajo en el hogar como cuidado de niños o enseñanza de idiomas, ya que en este caso se considera una relación “a la par” donde no se recibe un salario.

                Por otro lado si el empleado del hogar trabaja tanto dentro de la casa del empleador, realizando tareas domésticas, como fuera de ella en una empresa de su propiedad se entiende que el empleador es el mismo, por lo tal dejaría de estar regulada por el régimen especial del servicio doméstico (R.D. 1620/2011), solo en caso de que el empleador demostrase que los servicios no domésticos son esporádicos o marginales respecto a los servicios domésticos se considera una relación laboral especial del servicio doméstico.

               Recordar como ya habíamos avanzado que el contrato se ha de realizar por escrito para mayor garantía jurídica y siendo obligatorio para contratos de duración superior a cuatro semanas. y notificarlo a la tesorería general de la seguridad social.

              En SerHogarsystem Avilés tenemos elaborados varios tipos de contratos que se adaptan a las necesidades de nuestros clientes.

Publicado: 16 de Enero de 2017