A pesar de que para algunas personas con Alzheimer bañarse no es problemático, para otras es una experiencia  traumática. Y el personal de ayuda a domicilio debe tener en cuenta algunas consideraciones

El baño será a  la hora del día en que la persona está más tranquila. Sea consistente y trate de desarrollar una rutina.

Hay que ser consciente de  que el baño produce miedo y es incómodo para algunas personas con la enfermedad de Alzheimer. Un personal de ayuda a domicilio capacitado será amable y tendrá  paciencia.

Dígale a la persona lo que va a hacerle, paso por paso, y permítale hacer por sí misma todo lo que le sea posible.

Antes de empezar hay que asegurarse de  que tiene listo para  el baño.

Nunca hay que dejar a la persona sola en la ducha de ahí que el cuidador tenga todo preparado antes de empezar el baño.

Tener  en cuenta la temperatura del agua y del cuarto.

Reduzca los riesgos utilizando una ducha de mano, un asiento para la ducha, barras para agarrarse y alfombras no resbaladizas para la bañera. 

No siempre es necesario recurrir a un baño o una ducha, tal vez  algunas veces sea suficiente un baño con esponjas en la cama. 

En Serhogarsystem Avilés y Oviedo preparamos a nuestro personal de ayuda a domicilio para que siguiendo estos consejos puedan hacer más fácil la vida del enfermo y de la familia del mismo.

Publicado: 13 de Julio de 2017